Feeds:
Entradas
Comentarios

Después de tanto tiempo sin pasarnos por aquí han cambiado muchas cosas (como que Madrid ahora es México), pero otras siguen siendo igual: La Magia nos invade.
Os dejamos una receta que se ha convertido en imprescindible para nosotros:

ATÚN CON NOPALES

Ingredientes para dos personas:
1 lata de atún
1/2 cebolla
1 diente de ajo
2 tomates
2 nopales cortados y cocidos (puedes sustituirlo por judías verdes)
1/2 bote de aceitunas negras
1 chile serrano (o 2 cayenas, sólo si te gusta el picante)
1 lima o 1 limón
hierbas de olor al gusto
sal, pimienta y aceite

Preparación:
1. Calienta un poco de aceite en una cacerola.

2. Añade la cebolla picada, los tomates pelados y picados (si tienes prisa puedes licuarlos) y los nopales previamente cocidos.Rehoga unos 10 minutos.

3. Pica el ajo y el chile y agrégalos junto a la lata de atún escurrida y las hierbas de olor.

4. Salpimenta y ponlo a fuego bajo. Déjalo cocer unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

5. Un poco antes de que esté listo añade el zumo de limón y las aceitunas negras picadas.

6. Sírvelo acompañado de tortillas calientes o pan tostado. También puedes añadirle queso rallado.

Esperamos que os guste
=)

Anuncios

TETERIA EUREKA

Dirección: Calle Santa Lucia 4 Fuenlabrada (Madrid)

Metro:Parque Europa (Linea 12)

Horario: Domingo a Jueves 16.00-00.00 ; Viernes y Sábado 16.00-02.00

¿Cansado de las típicas teterías con su típica decoración árabe, sus típicas sintonías musicales y su típico ambiente?

Si es tu caso, estas de enhorabuena porque vamos a descubrirte una nueva opción de disfrutar de un delicioso té sin caer en tópicos. En Fuenlabrada, nos topamos con la Tetería Eureka una económica opción para pasar un rato tranquilo o comenzar una noche.

Lo que mas sorprende al entrar es la decoración mezcla de influencias orientales y modernas que se conjugan perfectamente en un ambiente caracterizado por un cierto toque minimalista, nada de paredes recargadas de colores y tapices. Texturas, colores y exposiciones fotográficas dotan al local de un ambiente, en mi opinión, muy agradable y relajante.

En este lugar nos encontramos con una gran variedad de tés, más de 100 según nos informan en su tarjeta, además de gran numero de combinados de frutas, batidos y cocktails, todo a un gran precio. Existe la posibilidad de compartir te para 2 personas, en una gran tetera que nos traen con un bonito “hornillo”, donde colocar la tetera y mantener caliente nuestra bebida, coladores de bambú, autenticos vasos de té chino e infinidad de detalles que hacen del momento de tomar el té algo especial.

La única pega, por poner alguna, es lo poco recomendable que resulta pedir una shisha, las preparan sin papel albal, algo sin duda no muy apetecible.

Destacar también el servicio, el dueño es muy atento siempre pendiente de todo lo que quieras preguntar o necesites. También cabe destacar el hecho de que venden te a granel en el mismo local, pudiendo elegir entre todos los que aparecen en la carta y a un precio muy bueno, bastante mas asequible que el que ofrecen la mayoria de las tiendas de te de la capital.

En definitiva, un bonito rincón en el que disfrutar de un te y dejarse llevar por el ambiente tranquilo y relajado de este nuevo descubrimiento en Fuenlabrada.

TETERÍA MARRAKECH
DirecciónC/Almadén, 14
Metro: Antón Martin, Atocha

Pequeña, tranquila y agradable, tres adjetivos que casan perfectamente con el espíritu de la Teteria Marrakech. La encontramos paseando cerca de la zona de Huertas, en una pequeña y nada bulliciosa calle.

Lo primero que nos sorprende cuando entramos es la tranquilidad y la sencillez que desprende el local, nada recargado, con la música a un volumen bajo, ideal para entablar una conversación alrededor de un té y una shisha, y un servicio espléndido. Todo un lujo poder contar con una camarera que te dispense un trato tan familiar y agradable desde tu primera visita.

La carta de tés si bien no es muy extensa, nos deja elegir entre los tradicionales tés marroquíes y los tés frutales, muy recomendable el té de naranja (sin teína por cierto). El precio de la tetera pequeña (1 persona) es de 3 euros y la tetera grande (2 personas o más) son 5 euros. En cuanto a la shishas tienen de varios sabores, ninguno fuera de lo habitual, pero muy bien preparadas. El precio de las normales es de 6 euros y con la base de whisky, 10€.

También sirven comidas, las cuales por lo que poco que pude ver tenían una pinta espectacular, y a un precio bastante reducido. Desde 3 euros se puede degustar alguna cosilla como hummus o cuscus.

En definitiva, un lugar muy recomendable, alejado del ruido insoportable de algunos locales y con un trato tan familiar que te hace sentir como en casa. Posiblemente sustituya al Basha como nuestra tetería de cabecera…

DDELIRIUM TREMENS
Procedencia
: Bélgica.
Tipo: especial extra.
Familia: ale.
Alcohol: 9% volumen.
Temperatura óptima: de 12 a 15 grados.

La Delirium Tremens es una cerveza de triple fermentación, con abundante espuma de color blanco amarronado, muy espesa. Se debe consumir a unos 12º y su copa es de tipo balón. A la hora de servirla debemos inclinar la copa y volcar el líquido sobre su lateral poco a poco mientras evitamos que se forme mucha espuma. Cuando solo quede un tercio de copa, la verteremos recta para que forme espuma. Antes de terminar de verter toda la botella, removeremos el último tercio de la cerveza para que los posos, muy importantes en las de triple fermentación, no se queden en la botella. Deberemos procurar que la espuma sobresalga un poco de la copa, si es posible.

En la boca, el primer trago deja un sabor ligeramente amargo, de un sabor intenso y un poco afrutado. Su alta graduación -9º- se nota desde el principio, pero su aroma bastante dulzón, y su sabor llenan la boca, inundándola de una amplia gama de matices de sabores.

Por su alta graduación, esta cerveza es mejor tomarla acompañada de unos frutos secos, o de algún queso fuerte.

PD: está muy, muy rica

RESTAURANTE ASIÁTICO
Comida: China
Dirección: C/Luna (esq. C/Madera)
Metro: Callao, Santo Domingo
Precio: Barato (10€ por persona)
Relación calidad/precio: Muy buena

Despues de tanto tiempo sin actualizar (lo sentimos mucho, fans de Magia de Viernes. XD) por fin un viernes mágico vuelve a iluminar nuestro blog.

En busca de un nuevo Alegría en el que cenar sin dejarnos mucha pasta (y no acabar con dolor de tripa de la mala comida) llegamos hasta la calle Luna y vimos un cartel que decía “Restaurante Asiático” y al echar un vistazo dentro y ver una mesa de chinos cenando supimos que habíamos encontrado el lugar que buscábamos.

La decoración era sencilla y de un restaurante con estilo; nada de decoración de chino cutre y barato. Nos preguntaron si queriámos comer auténtica comida china y nos dieron la carta (que también estaba escrita en su idioma). Pedimos unos Tallarines al estilo de su pueblo (no recuerdo el nombre), empanadillas a la plancha y Tofu de la casa picante.

Los tallarines y el tofu, tenían la opción de pedir un plato grande y otro pequeño; nosotros que no teníamos mucha hambre pedimos el pequeño, y ¡menos mal! porque de pequeño no tenían nada. Los tallarines me encantaron; no son los típicos que te sirven con un montón de grasa y te inflan. El tofu estaba también riquísimo (no recomendado para los que no son de mucho picante) aunque quizás hubiera sido mejor acompañarlo con arroz para no desperdiciar esa deliciosa salsa. Y en cuanto a las empanadillas… ¿qué voy a decir? si se han convertido en uno de mis platos favoritos.

Como fuimos tarde y no teníamos mucha hambre, no pedimos postre. Al final nos salió por 13’5€ (con una botella grande de agua) que si no es barato para un chino normal y corriente, el precio es más que adecuado para la calidad de la comida y la cantidad de las raciones.
El trato fue muy amable y he de destacar que no dejaron de entrar chinos, lo cual es un punto muy a su favor. Desde luego, se ha convertido en otra de nuestras referencias de comida china (auténtica) en Madrid.

Título: Amanece que no es poco
Año: 1988
Director: Jose Luis Cuerda
Género: Comedia absurda

A pesar de que esta película celebrará pronto su vigésimo cumpleaños no habíamos tenido hasta hace poco la oportunidad de verla; para descubrir que no era ni por asomo la mitad de graciosa de lo que nos imaginábamos.

Se dice que dió paso a un nuevo género de comedia en España y desde luego es totalmente diferente al cine de la época; se trata de una visión surrealista que no tiene sentido alguno pero si mucha gracia. La película en sí trata sobre los acontecimientos que suceden en un pueblo tras la vuelta de Teodoro (Antonio Resines) que ha sido profesor en Oklahoma, y al que acompaña su padre, Jimmy (Luis Ciges), encontrando personajes tan dispares como un grupo de estudiantes británicos (liderado por Gabino Diego), un guardia civil “que se persigue solo”, el negro Ngé, el cura, el alcalde… y todos los vecinos de esta población albaceteña.

Antonio Resines y Luis Ciges en Amanece que no es poco

El reparto es otro de los puntos fuertes de la película, ya que todos los actores han hecho grandes películas del cine español. Ejemplo de ello, aparte de los ya mencionados, son:
Cassen (debutó con Berlanga y aparece en Atraco a las tres, entre otras), Aurora Bautista (El Tiovivo, de Garci …), Enrique San Francisco (aparece también en Así en el cielo como en la tierrra, del mismo director o en Acción mutante…), José Sazatornil (con películas tan famosas como La escopeta nacional, El verdugo o Historias de la Puta Mili entre su larga lista), Pastora Vega (actúa en Todos los hombres sois iguales) , Chus Lampreave (películas tan sonadas como Mi querida señorita, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Belle époque, Bajarse al Moro o Torrente), Manuel Alexandre (algunas de sus películas más famosas son Bienvenido Mr. Marshall, el Bosque animado o Pídele cuentas al rey), María Isbert (con películas como Vaya par de gemelos o Viridiana), Miguel Rellán (actúa también en El perro del Hortelano o El chocolate del loro entre otras), Guillermo Montesinos (con apariciones en Luces de Bohemia o Se infiel y no mires con quien), Rafael Alonso (entre sus películas más famosas están El abuelo y Tómbola), Antonio Gamero (actor en La estanquera de Vallecas y Manolito gafotas entre otras películas), Gabino Diego (conocido por sus actuaciones en Las bicicletas son para el verano, Two much o El oro de Moscú), Ovidi Montlor (también se dedicó a la canción), Fedra Lorente (con películas como París Tombuctú) y Tito Valverde (famoso por películas como Una Piraña en el Bidé o ¿Porqué lo llaman amor cuando quieren decir sexo).

Y tras este repaso por las caras más famosas de nuestro cine, sólo me queda recomendaros la película, en la que Cuerda llega a ponerse al nivel de los Monty Python con diálogos y frases tan absurdas como “Alcalde, somos todos contingentes”. Desde luego, no tiene desperdicio.

RESTAURANTE KOREA
Comida: Coreana
Dirección: C/Cristobal Bordiú, 59
Metro: Nuevos Ministerios
Precio: Medio (20€ por persona)
Relación calidad/precio: Normal

Tras la tardía actualización, nos decidimos por fin a escribir nuestra experiencia con el restaurante Korea (según muchos, el mejor restaurante Coreano de Madrid), a pesar de no tener ninguna foto propia (se nos olvidó la cámara).

Puestos a comprobar si su fama era merecida, decidimos probar algunos platos típicos de la cocina surcoreana y aunque estaba realmente rica, nada como el Lucas, un restaurante sencillo, dirigido por un coreano y que tristemente ha cerrado hace poco.

Para empezar pedimos una ensalada coreana con pepino y algas, bastante rica. Después seguimos con Dolsot Bibimbab, que consistía en una mezcla de arroz, verduras y huevo con picante (añadido al gusto) que trajeron en una cazoleta de piedra aún caliente y que se terminó de cocinar delante nuestra. A continuación, para volver a probar un plato cocinado en el hornillo de nuestra mesa después de tantos meses sin ir a un coreano, pedimos un plato compuesto a base de pollo y tallarines, picante también, aunque por desgracia no recuerdo el nombre. Si nunca habéis ido a un coreano os resultará curioso; suelen tener un hornillo en medio de cada mesa y en ellos te cocinan ciertos platos, así puedes ver cómo te hacen tu comida.

Finalmente llegaron los postres, que eran más bien normalillos y comunes. Nata con nueces y te con gingseng; muy rico pero nada especial y el té era soluble en sobre. La cuenta subió a 39 € con una botella de vino. Eso sí, antes de irnos nos invitaron a un chupito de Soju.

Como anécdota, a pesar de que en Corea se come con palillos metálicos y de que en el restaurante había coreanos comiendo con dichos palillos, en la mesa sólo pusieron tenedor, cuchillo y cuchara pero si pides palillos, te traen los típicos palillos chinos de madera (un punto en contra según mi opinión). De todas formas, cuando queramos repetir coreano iremos al restaurante Seoul.